Calidad de vida

Es lo que perseguimos, día a día, desde que somos conscientes de “buscarnos la vida”.

Ahora bien, ¿Qué significa para cada persona tener “calidad de vida”?: ¿Más dinero?, ¿trabajar menos?, ¿un chalet?, ¿un coche más rápido?, ¿viajar más y cada vez más lejos?...Buscamos, en definitiva, la meta del sistema capitalista: tener, tener, tener!…

Los consejos, aparentemente sencillos, de la lectura anterior, están íntimamente relacionados con la respuesta del pescador que no entendía la espera de 20 años de lucha y esfuerzo, para terminar disfrutando de lo que ya poseía.

Los años van enseñando que todo se reduce a vivir el ahora, valorando lo que tenemos y no envidiando lo que nos falta… “La vida es lo que te ocurre mientras te preocupas haciendo otros planes”.
Más dinero sólo te proporcionará quebraderos de cabeza y contiendas con Hacienda.
Intenta, en la medida de tus posibilidades, amar tu trabajo, tu profesión. Actualmente, trabajar se está convirtiendo en un lujo.
Una casa más grande paga más impuestos y mantenimiento.
Lo importante es llegar; un coche discreto te lleva también y ¡te ayuda a conservar tus puntos!.
¿Conoces bien tu isla, tu región…? Hay tantos lugares cercanos y hermosos que aún no conocemos y ¡soñamos con cruzar el charco!


La calidad de vida está en vivir de acuerdo a tus valores, a tus ideales, a tus posibilidades, a la consecución de tus propias metas, que, si “nos miramos por dentro”, poco tienen que ver con los bienes materiales. No necesitamos grandes cosas para vivir: Si “miramos” en lugar de “ver”, si prestamos atención a lo que acontece alrededor, si apartamos la vista, ¡un ratito!, de nuestro ombligo… comprobaremos que formamos parte de la élite de los afortunados, que tenemos múltiples razones y motivos para sonreír, para dar “Gracias a la vida que nos ha dado tanto”.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, es verdad...GRACIAS A LA VIDA...pOR SUPUESTO...no nos podemos quejar...en absoluto..si miramos a nuestro alrededor..!!!SOMOS RICOS!!! Pero...y si solo nos faltara algo...algo tan simple y tan pequeñito...que significaria nuestra FELICIDAD...si..con mayusculas...seria muy egoista???

Beatriz Salas dijo...

Sí, gracias a la vida mía que me ha dado tanto! Después de leerte (tu reflexión es impecable) he recordado que había leído la historia del pescador y no la había podido olvidar por la realidad que implica.
En esta sociedad nuestra del bienestar, no tenemos vergüenza por preocuparnos tanto, como dices, del ómbligo propio.
Me ha gustado leerte.
Un abrazo y gracias de corazón por tus continuas muestras de cariño en mi blog.

Publicar un comentario