1991-2014


8 comentarios:

María dijo...

Hacía tiempo que no te leía,

Linda dedicatoria.

Un beso.

Lapislazuli dijo...

Hacia mucho tiempo que no visitaba tu espacio
Hermosa!!!
Abrao

Mª Jesús Muñoz dijo...

Bienvenida de nuevo, Loli...Tu doble poema nos hace pensar en esa vida que se nos escapa...Unas veces con esperanza, otras con desilusión y dolor...Todo nos ayuda a superarnos, a ser más fuertes...Cada día es un regalo y a la vez una lección para aprender. Lo importante es compartir y tener fé y voluntad para seguir adelante.
Mi felicitación por tu profundidad y belleza literaria en tus versos. Mi abrazo de luz y mi cariño.
M.Jesús

Lola dijo...

Veo que tus hermosas palabras siguen adornado tu blog, ya hacia un tiempo que no te visitaba y ahora me alegro de venir a empaparme de tus letras, de ayer y de hoy, porque siempre aprendo de tu hermoso sentir a veces triste, pero siempre valiente. Te mando un fuerte abrazo.

RECOMENZAR dijo...

me encanta el formato de tu blog
¿como lo lograste? contame es magia
magico blog

Miguel Ángel G. Yanes dijo...

¡Ay, amiga! Somos sueños de viejos dioses locos, y en sus brumas andamos conquistando la nada. No hay metas, ni cúspides, ni finalidad; sólo sendero, experiencia, sombra, luz, amistad, amor... La vida es eterna, no se va, transmuta: queda prendida en las espinas del rosal, en el soplo del viento, en las alas de la mariposa, en la luminiscencia del amanecer, en el profundo temblor del primer beso, para siempre.

Aunque dejemos atrás nuestros sentidos (nuestra tan apreciada individualidad) y la memoria se deteriore y muera, seguiremos formando parte de ese mágico ritmo que nunca desvanece. Y aunque los que amamos, ni aún con las antorchas que en sus manos pusimos, nos puedan vislumbrar, seguiremos aquí.

La Danza, la Música, el Color, La Poesía... seguirán siendo eternas porque esos viejos locos nunca van a despertar.

Me encantó tu poema.

Un beso.

Alicia María Abatilli dijo...

Una manera de irse que nos deja en silencio...
Abrazos. Gracias

marisa dijo...

Siempre, siempre en la esperanza
que no decaigan las fuerzas.

Un abrazo

Publicar un comentario